Escuchando a Eckhart Tolle en un podcast, anterior al Covid-19, pero con ideas muy valiosas, me impactó mucho su planteamiento sobre la resiliencia, que es una idea recurrente en mi, estos días de confinamiento, que traté en otro post con una meditación guiada de Mindfulness para generar resiliencia, y que Tolle ilustra brillantemente con dos ideas poderosas.

Al principio de la entrevista explica que una cosa es lo que pasa, por ejemplo el confinamiento, y otra distinta es como vivimos lo que pasa (como interpretamos, valoramos o juzgamos). Tolle afirma que la situación es mucho más manejable si se puede deshacer de la carga extra que suponen los juicios, valoraciones, especulaciones o resistencias mentales, para abordar la situación de forma práctica. Esto ya los vemos en los cursos de Mindfulness MBSR, claro, pero el añade un enfoque inspirador que es este:

¿Cómo vivirías la situación si la hubieras elegido tu?. ¿Cambiaria algo tu actitud? En que sentido, que efecto tendría?. Yo añadiría, si lo hubieras elegido tu, es que hay algo favorable para ti. Entonces ¿si esta situación tiene algo favorable, hacia donde deberías orientar tu atención para poder aprovecharlo?. Un amigo terapeuta lo aborda tambien de forma creativa. ¿Este confinamiento, de que te está permitiendo liberarte, abandonar, soltar dejar ir…?.

Es verdad que el confinamiento tiene muchos inconvenientes, eso sin hablar de aquellos que lo están viviendo desde la pérdida, la angustia laboral, la enfermedad (como ha sido mi caso en los primeros días) o desde la angustia por la falta de ingresos por el parón económico (que nos afecta a muchos). Pero si mi atención solo se centra en las incomodidades, al final mi estado de ánimo se verá contaminado por la rabia, el miedo o la tristeza y eso es fuente de malestar para mi.

En la última parte de su intervención trata  del estado actual del mundo y le preguntan a Tolle: «Entonces, ¿cuál es su interpretación de estos tiempos difíciles en los que vivimos?» El responde:

Hay un dicho en latín que se remonta a tiempos de los romanos: «per aspera ad astra«, que traducido significa «a través de la adversidad hacia las estrellas». Entonces, cuando surge un obstáculo que parece bloquear el camino a seguir, en realidad el obstáculo tiene una función esencial. Y es decir, me obliga o obliga a la humanidad a generar más, ya sea más fuerza, más energía o más conciencia «.

per aspera ad astra

Per aspera ad astra; Por la adversidad hacia las estrellas

Eso me llamó la atención, me recuerda a palabras de sabiduría que he leído del Buda y de otros seres inspirados, que me resuenan, pero volvamos a Tolle, que continúa:

Incluso opera en un nivel físico. Si quieres fortalecer tu cuerpo, ¿qué haces?  bueno, necesitas hacer ejercicio. ¿Pero qué es el ejercicio? El ejercicio es … por un tiempo tienes que hacerle la vida difícil a tu cuerpo … tienes que levantar este peso … «Oh, Dios mío, es tan [pesado]» … Ya no estás en tu zona de confort … Y así la vida se vuelve difícil para el cuerpo y luego hay una demanda de más fuerza … Cuando la vida se vuelve difícil para los seres humanos, hay una demanda de más conciencia «.

Estas palabras me recuerdan este inspirador video de 2 minutos que enseñamos en los cursos MBSR de Instituto Esmindfulness, donde un samurai muestra como transformar la adversidad en belleza

Per aspera ad astra

Ad astra per aspera- una lección de Resiliencia

Cuando miro mi propia vida, veo que mis mejores períodos de crecimiento personal se produjeron después de momentos particularmente desafiantes, cuando estaba fuera de mi zona de confort. Esta oportunidad de crecimiento a través de la adversidad, me permitió, cuando perdí mi trabajo de gerente en la industria, orientarme al Mindfulness y eventualmente fundar  Instituto Esmindfulness en Barcelona. Pero no soy el único, el otro día en un grupo de Mindfulness Avanzado hablamos de ello, con un ejercicio de Resiliencia que se llama Historias que cambian tu vida, varios asistentes contaron experiencias muy inspiradoras de alcanzar las estrellas a través de la adversidad.

Así que quiero dejar aquí está semilla de esperanza que tan bellamente expresa Eckhart Tolle. Ojala esta crisis nos ayude a elevarnos hacia un mayor nivel de conciencia, que nos permita actuar desde una mayor humanidad, compasión y respeto a la vida de todo el planeta. Ad astra per aspera, hacia los astros por la adversidad;  una bonita lección de resiliencia .