En Instituto Esmidfulness de Barcelona, cuando presentamos los cursos de MBSR como una forma de cultivar la Resiliencia para sostener el estrés surge la pregunta: ¿Con Mindfulness voy a dejar de sentir estrés de una vez por todas? La respuesta es NO.

Hay quien se acerca a la meditación y al mindfulness para escapar del estrés y se encuentra que en cierta medida funciona, pero – ¡sorpresa! – el estrés no desaparece de su vida: no importa cuánto se practique, sigue habiendo situaciones, relaciones y conversaciones estresantes.

En estas circunstancias, un practicante de mindfulness puede recurrir a la respiración en cuanto siente los primeros síntomas de estrés como tensión muscular, estómago revuelto, aceleración del ritmo cardíaco… buscando alivio y tratando de cambiar la desagradable experiencia de estar estresado/a, sin conseguirlo, sintiendo igualmente la incomodidad del estrés en el cuerpo y en la mente. ¡Ha caído en la trampa!

La trampa de “liberarse” del estrés

Paradójicamente, cuando usamos la meditación para liberarnos del estrés, estamos tratando de controlar la experiencia, juzgándola como “negativa”, algo que es opuesto a la conciencia amable, sin juzgar, que cultivamos con mindfulness. No se trata de controlar sino de aprender a estar con cualquier cosa que surja, sea agradable, desagradable, cómoda o incómoda. Si olvidamos este principio central, nos apegamos a ciertos estados (facilidad, relajación, flujo) y evitamos otros (tensión, ansiedad, lucha). Es decir, cuando usamos la atención plena para deshacernos del estrés, ya no estamos siendo conscientes.

La trampa de que el estrés es malo

El estrés tiene muy mala prensa: los libros, artículos y comentarios entorno al estrés suelen abordarlo como algo malo. Si bien esta creencia es habitual, la ciencia del estrés no la respalda. Decir «el estrés es malo» es inexacto y contraproducente. La investigación muestra que el estrés a corto plazo (a diferencia del estrés crónico) nos prepara física y psicológicamente para hacer frente a los desafíos de la vida y puede impulsar el crecimiento. Además, simplemente creer en el pensamiento «el estrés es malo» mina la capacidad de nuestro cuerpo y mente para hacer frente con eficacia al estrés que enfrentamos.

Esto no significa que el estrés no tenga riesgos, como todos sabemos, cuando el estrés se vuelve crónico, puede llegar a ser dañino, pero aporta una nueva visión: vale la pena experimentar y permitirte la experiencia del estrés en periodos cortos. Así que la clave no está tanto en eliminar el estrés como en sostenerlo para generar resiliencia, entendida como la capacidad de superar adversidades e incluso de salir reforzado/a de ellas.

Cultivando resiliencia a través de dos ejercicios

1) Cultiva la experiencia consciente del estrés utilizando estos 3 pasos: Notando-Cambiando-Reordenando. Permite que la experiencia del estrés te ayude a explorar lo que está sucediendo aquí y ahora. Observa las sensaciones que acompañan al estrés y la tendencia de la mente a orientarse hacia la experiencia placentera en lugar de la incomodidad del estrés. Trata de alejarte de este estado mental de aversión al estrés.

El siguiente paso es cambiar de nuevo a la conciencia sin juzgar. Viendo qué sucede cuando simplemente observas la aceleración de los latidos de tu corazón, la tensión en la mandíbula, los hombros o el estómago, o la carrera de pensamientos ansiosos. ¿Qué pasaría si esa sensación de tensión no fuera etiquetada como «mala»? Entonces, reordena quedándote con lo que sea que surja, soltando cualquier esfuerzo por cambiar.

2) Construye resiliencia cambiando tu mentalidad. Obsérvate cuando intentas eludir situaciones, eventos, compromisos… como una forma de evitar el estrés. Luego, ejercita el cambio de mentalidad, recordándote a ti mismo/a: «el estrés no es malo, puede ser un camino tanto para avanzar en mi propia práctica como para crecer”, y luego, abriéndote a los factores estresantes que se dan en el curso de la vida, tal y como surgen.

 

Si quieres saber más, puedes apuntarte a un curso de Mindfulness de tipo MBSR en Instituto Esmindfulness de Barcelona, para cultivar resiliencia, en versión presencial o en versión online  y también puedes ver este video TED:

O consultar el libro by Eric Langshur, Nate Klemp: The Manual of LIFE XT aquí http://life-xt.com/the-guidebook/

Adaptado de “Being with Stressful Moments Rather Than Avoiding Them” de Eric Langshur and Nate Klemp Phd