//Las 5 disciplinas para ser Instructor de Mindfulness

Las 5 disciplinas para ser Instructor de Mindfulness

Como instructor de Mindfulness llevo facilitando cursos de MBSR desde 2004 en Instituto Esmindfulness, en Barcelona y en otras ciudades de España. Tanto mi socia Sylvia Comas como yo, fuimos los primeros certificados como Instructor de MBSR en España por la Universidad de Massachusetts y nuestro programa para convertirse en instructor de Mindfulness tiene ya siete años, con más de 20 cursos y más de 350 profesionales graduados de España y Latino-América. Podemos decir que es el principal programa de Instructores de Mindfulness del mundo hispano-hablante.

Por nuestra experiencia en este campo sabemos que hacer un curso como el Practicum en MBSR o los Fundamentos de Mindfulness no le convierte a un profesional en instructor, sino que le facilita el acceso a un itinerario de desarrollo personal para cultivar las siguientes cinco disciplinas, con las que convertirse en instructor/a:

  1. Actitud de servicio. Muchas personas se interesan en ser instructor de Mindfulness por vocación de ayuda o para curar a otros. Sin embargo, cuando se reflexiona en profundidad, vemos que la actitud más correcta para facilitar un programa de Mindfulness es la de servicio. La maestría en este aspecto se manifiesta en una buena preparación, organización, calidad en los materiales y ejecución del curso o taller.
  2. Ciencia y evidencias. A diferencia de otras intervenciones que utilizan la Meditación, el Mindfulness y en especial MBSR, están apoyados por evidencias científicas. Sin necesidad de ser científico, es necesario que un instructor estudie estas disciplinas con un nivel suficiente como para expresarse con rigor y precisión en psicología, fisiología o neurociencia, si quiere aprovechar bien este apoyo que nos da la ciencia.
  3. Pedagogía de adultos. El modelo educativo que conocemos a través del colegio o universidad no es muy eficaz para enseñar actitudes o entrenar la mente, que es lo que trata Mindfulness. Por ello, se recomienda que un instructor esté familiarizado con dinámicas de grupo, presentaciones y diálogos interactivos que permitan “aprender haciendo”. De esta forma se aporta valor a un curso presencial más allá de contar lo que ya dicen los libros.
  4. Conocimiento del Dharma. Mindfulness no es un nuevo descubrimiento, sino que forma parte de un modelo de filosofía-psicología elaborado por el Budismo durante 25 siglos, denominado Dharma. Aunque la inmensidad de este campo es asombrosa y llevaría una vida abarcarlo, es necesario que un instructor de Mindfulness esté familiarizado con las enseñanzas fundamentales y en particular con las referencias al Mindfulness; los sutras de este tema, las 4 Nobles verdades y los Estados excelentes de la mente. Para ello se requiere el estudio de algunos libros y asistencia a retiros con un maestro del Dharma cualificado, que facilite los necesarios puentes entre la teoría y la práctica.
  5. Encarnar.Una intervención mente-cuerpo nos pone a todos, instructor y asistentes, en el mismo plano. Puede parecer fácil dar indicaciones y guiar prácticas, pero para que sea efectivo el instructor tiene que hacerlas suyas, encarnando su práctica, momento a momento. Esta es la disciplina más importante y difícil de las cinco. La maestría se manifiesta cuando el instructor es un ejemplo vivo del Mindfulness. Para ello es fundamental una práctica personal sólida, entrenar en entornos de aprendizaje personal (como impartiendo MBSR) y asistencia regular a retiros en silencio.

Estas cinco disciplinas se van adquiriendo de diversas maneras, hay algunos profesionales con un buen nivel en unas y que solo necesitan desarrollar las otras. Luego hay profesionales que por su trabajo o contactos les resultará fácil encontrar asistentes para sus talleres mientras que otros tienen que resolver este asunto también poniendo en práctica habilidades de promoción, divulgación y emprendeduría.

Otro tema importante es decidir si se orienta la formación profesional para impartir talleres de Mindfulness, que es una disciplina amplia en su aplicación, o para impartir también Cursos MBSR, que tiene un protocolo específico, una marca y unos estándares de calidad e integridad definidos y avalados por la Asociación Nacional de Instructores de MBSR de España. Es importante saber que para impartir MBSR hace falta una formación específica, que no la dan en todas las formaciones de Mindfulness.

Nuestro itinerario para ser instructor de Mindfulness incluye tres sencillos pasos, que explicamos en este link y que pueden suponer unos 3-6 meses de tiempo desde el momento de hacer un curso MBSR, presencial o en online. Con el Curso Practicum un profesional puede ejercer como instructor de Mindfulness o seguir, con un curso puente, para acreditarse como Instructor de MBSR, en otros 6-12 meses.

Esperamos que estas recomendaciones sean útiles a las personas que estén considerando una carrera profesional en este campo y que permitan comprender mejor la naturaleza de esta formación, que al estar tan de moda, no siempre se conoce bien.

 

Dr. Andrés Martín Asuero

Instituto Esmindfulness

Barcelona, España

2017-10-23T17:13:52+00:00 23/10/2017|Blog|Sin comentarios

Deje su comentario