Como ha informado Javier Barbado en su artículo del 29/5/16 de Redacción Médica, el órgano de control de enfermedades (CDC) estadounidense considera la práctica de mindfulness, en forma de MBSR,  para incluirse en las guías de tratamiento del dolor más reputadas del mundo, como alternativa recomendable al tratamiento farmacológico con opiáceos contra el dolor.

Algo que ya indicó Jon Kabat-Zinn hace años, pero no con esta evidencia y que nosotros también intentamos demostrar midiendo el efecto de MBSR en dolor crónico frente al tratamiento habitual, en un estudio con la Fundación Kovacs, cuando yo recibí el Premio de investigación de esta Fundación de 2005. Entonces  nuestro estudió no fue tan concluyente porque se perdieron mucho pacientes, pero publicamos un buen artículo en la revista Pain ( ver Moix, Kovacs, Martin y cols. 2011 PainMed )

Este importante paso del CDC con MBSR sería similar al dado en el Reino Unido al incluir el MBCT en la guía NICE , como recogimos en este blog hace unos meses . Además esta noticia coincide con el interés de otras organizaciones de medicina como la Sociedad Española de Reumatología, que incluyó Mindfulness como el tema de la Conferencia Inaugural de su último congreso nacional y que tuve el honor de impartir hace pocos días, en Barcelona.
Ahora las evidencias de dos artículos nuevo publicados en JAMA, la revista de la Asociación Médica Americana, avalan la eficacia del mindfulness en el dolor crónico de espalda y la recomendación de la CDC para incluirlo como alternativa a la guía farmacoterapéutica de referencia en Medicina para el tratamiento del dolor en todas sus variantes.
 'Mindfulness', alternativa 'oficial' a los opiáceosEn  uno de ellos, realizado por Daniel C. Cherkin, en la foto, de la Universidad de Washington y su equipo, recluta a 342 pacientes con dolor crónico de espalda divididos, a su vez, en tres grupos a los que se trata con MBSR, terapia cognitivo-conductual clásica o bien por medio de los cuidados no farmacológicos que estuvieran recibiendo. El estudio concluye que existe una mejoría terapéutica superior en los grupos de  mindfulness y, también, con el tratamiento cognitivo-conductual, hasta el punto de que no se aprecian diferencias significativas de eficacia frente al dolor entre estos dos métodos.

Para leer el artículo completo pincha aqui

Espero que os alegre como a mi ver estas nuevas evidencias de MBSR

Andrés Martín Asuero

Instituto Esmindfulness

Barcelona